Un servicio altamente demandado que se renueva constantemente de la mano de los avances científicos

La ciencia de la belleza

La ciencia de la belleza

¿A qué mujer moderna no le encanta cuidarse y dedicar un tiempo para ella, relajarse, desconectarse un rato de la rutina y recargar fuerzas para continuar con el día a día? Qué mejor lugar para esto que su salón de belleza preferido, donde puede disfrutar de horas de mimo, siendo consentida por estilistas profesionales que atienden con esmero su piel, cabello, pies y manos.

Atrás quedaron los días en que se acudía al salón de belleza sólo una vez al mes o para arreglarse en ocasiones muy especiales. La mujer actual quiere lucir bella siempre, pero sin sacrificar su tiempo o invertir una gran fortuna. Es por eso que en la actualidad hay novedosos procedimientos que simplifican muchas cosas que hace algunos años eran inimaginables. Los rollos plásticos en el cabello para conseguir textura y algunos rizos  pasaron de moda hace algunas lunas.

Los salones de belleza están en auge, cada vez surgen nuevos establecimientos. En los últimos años ha crecido su número, así mismo la cantidad de estilistas y las importaciones de productos estéticos van en ascenso. Ahora las mujeres quieren verse bellas también en todos sus espacios, sobre todo en la oficina, lo que ha generado mucha demanda en este sector.

El mundo de la cosmética va avanzando y evolucionando. Cada día existen nuevos productos que ofrecen beneficios para la piel, cabello, uñas, etc., y a la vez, nos permiten lucir, aún más, nuestro mejor aspecto y prometen prolongar la juventud. Existen cremas que dan respuesta a todas las necesidades de la piel, las hay para hidratar, filtrar los rayos UV, corrigen manchas.

Existen cremas que dan respuesta a todas las necesidades de la piel, las hay para hidratar, filtrar los rayos UV, corrigen manchas, regulan la grasa, desaparecen las arrugas, dan color e iluminan el rostro con una eficiencia que hace algunos años era impensable. Los servicios más comunes demandados en los salones de belleza son los tratamientos capilares de color e hidratación, masajes y tratamientos de relajación; manicura y pedicura, arte en uñas; tratamientos faciales; depilación corporal; depilación de cejas; extensión de pestañas; cortes de cabellos, extensiones de cabello, depilación de cejas con hilos; y los tratamientos corporales, etc.

CLIENTES MÁS  EXIGENTES

Actualmente hombres y mujeres no se limitan a pedir una limpieza de cutis o una sencilla depilación, sino tratamientos efectivos para mejorar su aspecto físico y que sean lo más natural posible. Son clientes cada vez más exigentes y conocedores de los tratamientos estéticos, lo que obliga a los profesionales de la belleza a ofrecer una variedad de servicios y de alta calidad, señala Danelia Briceño Dávila, de Corporación CEFA Nicaragua, distribuidor de Kérastase y L’Oréal Professionnel, entre otras reconocidas marcas.

Asimismo, para enterarnos de cómo han evolucionado los tratamientos y lo relacionado a la belleza sólo basta comparar la diversidad y lo complejo de los aparatos que se utilizan en los centros de belleza en la actualidad, con los que se empleaban hace diez o quince años. }

“El mundo de la peluquería no es ni parecido a lo que era antes”, recuerda Delia Lizeth Gaitán, copropietaria de Delia’s Place. “Cuando empecé básicamente se trataba de lavar, cortar, secar, y enrollar el cabello. Ahora muy poco se usa el papel aluminio, en aquella época eso era lo más moderno. Se hacían permanentes, tintes, rayitos, iluminaciones con papel de aluminio; hoy en día se usan otras técnicas, la tecnología nos ha llevado a tener un trabajo con mejores resultados, más eficientes en cuanto a tiempo, resultados a satisfacción del cliente, hoy es súper dinámico. La mujer actual no puede estar mucho tiempo en el salón, pero quiere verse bella, es más exigente”.

Gaitán asegura que definitivamente anteriormente la industria de la peluquería era lenta, y la gente lo veía como un lujo, “un super lujo, la gente decía me arreglo el cabello cuando suenan las campanas, eso era porque había algo muy especial, ahora la mujer de hoy en día quiere verse preciosa siempre, arreglarse para el éxito”.

Pero no solo las mujeres visitan estos centros de belleza, en los últimos años la demanda varonil se ha incrementado. “Antes el hombre entraba como misterioso en un salón, como diciendo: Dios mío que no me miren que vine al salón, qué vergüenza. Hoy en día los varones vienen, se hacen la barba, se cortan el cabello, se hacen las cejas, manicura, pedicura, se aplican tratamientos para el cabello, etc. El porcentaje de nuestros clientes varones es de un 30%, hace unos diez años era el 10%, cuando comenzamos era 0%”.

Según Delia Lizeth, el cliente masculino es muy exigente, y cuidadoso con los detalles, ya que del salón quiere salir elegante, masculino y limpio. “Está pendiente de verse y sentirse bien. El hombre es muy fiel. Si el hombre fuera así de fiel en su casa como es con su peluquero, no hubieses divorcios”, dice entre risas Delia Lizeth, y añade que las mujeres son más curiosas, visitan otros salones para ver si les sale más barato, si hacen el trabajo mejor, para experimentar los servicios en otros lugares o cuando acompañan a sus amigas a sus salones de preferencia.

¿CUÁNTO CUESTA  SER BELLA?

Las mujeres, con su deseo de lucir bien,  son las clientes naturales de un salón de belleza.  Mientras que un hombre promedio apenas gasta algo de su salario en productos como gel, shampoo, corte de cabello y cremas de afeitar, entre otros; una mujer que trabaje por cuenta propia o  tenga un empleo formal, gasta un porcentaje mucho mayor de su salario en los distintos tratamientos que pueden interesarle de una sala de belleza.

Una cliente que visite regularmente el salón de su preferencia puede gastar unos 100 dólares al mes, en servicios que incluyan un corte de cabello, un servicio de Keratina y hacerse manos y pies, con pintado shellac incluido. Hay que recordar que el culto a la vanidad, en el buen sentido, no sólo implica gasto de dinero, también se invierte tiempo, algo muy valioso en la actualidad.

Por las mañanas, una mujer podría tardarse fácilmente  un par de horas en el gimnasio —que es una práctica asociada a la buena salud, además—, hasta una hora arreglándose entre maquillaje y peinado y si va al salón, pues dos o más horas en  tratamientos capilares, masajes, faciales, etc. ¿Vale la pena esa inversión de tiempo y dinero? Algunos estudios revelan que una persona que los demás perciben como “bonita” y saludable tiene el 80% más posibilidades de conseguir empleo o conservarlo, que una que no lo parece tanto.

RAZONES PARA  EMBELLECERNOS

Los salones de belleza tradicionales son establecimientos donde ofrecen los servicios habituales de corte, lavado, secado, tintes y peinados de moda, pero ¿por qué debemos visitarlos? Las especialistas recomiendan visitar los salones con alguna frecuencia y te dan tres motivos muy importantes. Por tu trabajo: Vivimos una época en la que mantener tu empleo, o si no lo tenés conseguirlo, se ha convertido en una urgencia dónde la apariencia física cobra gran relevancia en ciertos oficios.

La sociedad en la que nos desenvolvemos tiene cientos si no miles de personas sobradamente cualificadas que buscan empleo o ascender en el que tienen. Las empresas, conocedoras de esta gran oferta han cambiado sus criterios a la hora de contratar, nos escudriñan en las redes sociales yno sólo para ver nuestras publicaciones, sino también para mirar la imagen y comportamiento de los candidatos al puesto que deben proyectar una personalidad fresca, sana, positiva, dinámica y de ser posible juvenil.

POR AUTOESTIMA: Todos sabemos que la autoestima está directamente relacionada con la imagen que tenemos de nosotros mismos. ¿A quién no le gusta que lo halaguen?, ¿Cómo te sientes cuando te dicen “vaya cómo has adelgazado” o “no aparentás la edad que tenés”? Desafortunadamente, en la sociedad actual con mucha frecuencia somos juzgados por nuestra apariencia física en lugar
de nuestras capacidades mentales, y en esto la profesional de la estética y de la peluquería pueden ayudarnos mucho. POR

POR SALUD: Está demostrado que el estrés diario es la causa de la activación de enfermedades impresas en nuestro código genético. Como es lógico, hay muchas maneras de librarse del estrés, podemos acudir a terapia, podemos viajar, podemos hacer deporte, y, ¿por qué no librarnos del estrés con un masaje relajante o un tratamiento de belleza en un salón calificado? De esta manera desconectarás tu mente y te sumergirás en un mundo de sensaciones y olores que te dejarán como nueva.

TEMAS RELACIONADOS:

* De Egipto a la época moderna

Tecnología de punta… en la punta de tus dedos

* Danelia Briceño / Corporación Cefa Nicaragua: Grandes resultados en muy poco tiempo”

* Denis Chavarría / Mapronic S.A: “La demanda ha crecido”

* María Molina / CIMA Salón: “Nuestra prioridad es tener clientes satisfechos”

 * Rossana Lacayo / Clínica Estética Oh La Lashes: “Nos dedicamos a embellecer a la mujer moderna”

* Mayling Alegría / Alegría Salón: “Somos especialistas en dar brillo a tu belleza”

Delia Lizeth Gaitán / Delia´s Place: “Nos esforzamos por ofrecer calidad”

Yaoska Álvarez / Yaoska Álvarez Salón y Spa: “Brindamos una atención esmerada”

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario