Cientos de millones de dólares se invierten en el desarrollo de nuevas fórmulas

Tecnología de punta… en la punta de tus dedos

Tecnología de punta… en la punta de tus dedos

*  Alejandro López

Las uñas. Esos pequeños cartílagos en constante crecimiento al final de nuestros dedos (de manos y pies), formadas por células muertas y endurecidas de nuestra piel y que nos sirven para tantas cosas útiles y prácticas en nuestro diario quehacer, y otras no tan útiles pero si divertidas y placenteras como es lucir en ellas formas, colores y texturas, que muchas veces son el reflejo de nuestra personalidad, estado de ánimo y hasta nuestra condición social.

Las uñas son el campo de batalla tecnológico para muchas compañías que desarrollan cualquier cantidad de productos con el fin de hacer que los consumidores –mayormente mujeres, pero hombres también– usen sus productos para endurecerlas, hacerlas crecer, pintarlas, texturizarlas, etc. 3 mil años atrás, las antiguas civilizaciones chinas se cuentan entre los primeros en ocuparse de la decoración de las uñas como simple expresión de arte y condición social, usando una o varias mezclas de esmaltes hechos a base de goma arábiga, cera de abeja, gelatinas y pigmentos.

Hoy en día, el nivel de ciencia y tecnología invertido en el desarrollo de productos para mejorar la apariencia de nuestras uñas es sorprendente. Aquí algunos de ellos:

Cintas y calcomanías 

Uno de los productos más populares en la actualidad es el uso de calcomanías o cintas de pintura. Las calcomanías de uñas están hechas básicamente de un plástico flexible (vinyl) con una base adhesiva. Las cintas de pintura (polish strips) son algo más complejo. Son esencialmente pintura que ha sido aplicado a una capa adhesiva

y que al mismo tiempo pueden ser aplicadas en varias capas transparentes para conseguir un look más sofisticado. Tecnología de punta es usada en la fabricación de estas cintas.

Los fabricantes desarrollaron un compuesto especial de Nitrocelulosa, que ya está presente en las pinturas de uñas líquida, pero que en las cintas es más resistente y moldeable. Otra tecnología utiliza rayos Ultra Violeta para activar polímeros presentes en las cintas, que vuelven al material flexible mientras se trabaja con él y lo endurecen una vez terminado de aplicar.

Cambios de color

Las pinturas de uñas que cambian de color utilizan termocromatismo, activación por temperatura o fotocromatismo, activación por la luz. En cualquiera de los casos un estímulo exterior desencadena este cambio de color, del mismo modo que algunos lentes cambian su tinte cuando pasamos del exterior soleado a una sala interior en nuestra casa.

En la técnica de fotocromatismo, básicamente los colores cambian debido a una molécula orgánica que es activada una vez que absorven los rayos ultra violeta presentes en la luz solar y desencadena un proceso químico que mueve las cadenas que conforman la molécula misma y que luego vuelven a su lugar anterior una vez dejamos de exponernos a los mencionados rayos.

El termocromatismo usa cristales líquidos que reaccionan con cambios de color a diferentes temperaturas. Estos cambios dependen de la reacción de ciertas ondas en la estructura química de su material. Como las uñas no se exponen consistentemente o constantemente a diferentes temperaturas en toda su extensión, distintos colores y manchas aleatorias pueden aparecer a lo largo de las horas o días, lo que hace precisamente atractivo su uso.

Texturas 

Más allá de las cintas y los cambios de color, las texturas en el color son otra tendencia ampliamente popular. Las texturas pueden ser satinadas o mate y eso ha menudo está determinado por la cantidad de Óxido de Silicio que contenga la fórmula aplicada. Un compuesto de fibras de Polietileno es usado para dar un efecto tridimensional en algunos esmaltes, que novedosamente vienen en presentación de polvos que se aplican a uñas humedecidas con gel y que se adhieren al cuerpo de la uña pero no a la piel.

La textura en las “Uñas de Caviar” es conseguida mediante un método que utiliza diminutas esferas hechas de vidrio o plástico que aún no está seco y que una vez aplicados a la uña son sellados mediante el uso de un gel especial.

Magnetismo

La pintura magnéticas es formulada con diferentes pártículas coloreadas que se orientan automáticamente cuando un campo magnético es aplicado a la píntura en estado líquido, consiguiendo una trama ordena, aleatoria o contrastante.

Estas partículas magnéticas están hechas de cualquier material que responda a un campo magnético, tal como: niquel, cobalto, hierro o metales más raros como gadolininio, terbio, disprosio y erbio. Pero el material preferido por los fabricantes sigue siendo la Magnetita que está siendo utilizado ampliamente desde hace algunos años tanto en pinturas de uña como en otros productos de belleza.

Colores Respirables

Una tecnología bastante novedosa es la “pintura respirable”, desarrollada por el científico poláco Wojciech Inglot. Este tipo de pinturas permite el paso del oxígeno y el agua a traves de su superficie, convirtiéndose en una alternativa saludable al esmalte regular que sella la superficie de la uña. El efecto de esta pintura se consigue usando una resina similar a la usada en los lentes de contacto que permiten igualmente el paso del oxígeno y el agua para permear y humedecer la superficie del ojo.

Así mismo la compañía Tuesday in Love, ha desarrollado su propia versión de esmalte permeable al agua, basado en el uso de tecnología de micro-poros, que permite retirar el esmalte de la superficie de la uña en una sola pieza, como si fuera calcomanía, una vez seco.

En conclusión, el número de efectos y acabados en las uñas de las y los consumidores nunca ha sido más variado que ahora. Casi cualquier efecto puede ser conseguido a base de usar y combinar distintos esmaltes. Aunque puede parecer que los esmaltes de uñas siguen siendo lo mismo, la verdad es que mucha ciencia y tecnología es aplicada al desarrollo y mejora de las fórmulas pasadas y actuales.

Entradas relacionadas

No se encontraron entradas relacionadas.

Deja un comentario